Audemars Piguet presenta su nuevo oro con un Royal Oak

La famosa manufactura de relojes de lujo, Le Brassus, revela su última creación: un modelo de Royal Oak equipado con Tourbillon volante, elaborado con su innovador material, Oro Arena.

El emblemático y siempre deseado Royal Oak ha sido reinventado a lo largo del tiempo utilizando una variedad de materiales. Sin embargo, todos estos materiales eran conocidos previamente en el mundo de la relojería… hasta ahora. El recién lanzado Audemars Piguet Royal Oak Flying Tourbillon Open Work presenta la nueva aleación de oro desarrollada por la manufactura: un oro con tonalidades arena que se sitúa entre el blanco y el rosa.

El reloj más audaz del mundo del lujo se ha vuelto aún más extremo. La historia detrás de la asociación entre el Royal Oak y el oro es fascinante. En los años 70, cuando la demanda de piezas de oro estaba en su apogeo, Audemars Piguet desafió la norma: en lugar de ofrecer los tradicionales relojes de oro amarillo, la manufactura decidió explorar la posibilidad de utilizar acero inoxidable como material para sus relojes de alta gama, convirtiéndolo en un material precioso. Para este proyecto, AP encargó a Gerald Genta, el legendario diseñador (también conocido por crear el Nautilus de Patek Philippe), la creación de un reloj deportivo revolucionario. El diseño de Genta se convirtió en un ícono de la relojería moderna: el Royal Oak de Audemars Piguet, lanzado por primera vez en 1972. Este reloj destacó por ser una alternativa elegante en el ámbito deportivo y anticipó el cambio de estilo de vida que llegaría en los años 80. Con el tiempo, el Royal Oak se ofreció en versiones bicolores y completamente de oro amarillo. Más tarde, cuando el oro rosa se volvió popular, Audemars Piguet también presentó versiones de este reloj en este preciado metal.

El siglo XXI trajo consigo una disminución en la demanda de relojes de oro amarillo y rosa, lo que llevó a que estas versiones fueran retiradas del catálogo de forma permanente (aunque ocasionalmente regresaban en momentos especiales). Ahora, Audemars Piguet vuelve a mirar hacia el futuro con una nueva aleación de oro, algo común en el mundo de la relojería de alta gama. Esta manufactura ha desarrollado su propia aleación de oro, denominada Oro Arena. Esta mezcla exclusiva de oro de 18 quilates, cobre y paladio produce un acabado pálido y fascinante que se sitúa entre el oro blanco y el rosa, mostrando diferentes tonalidades según la luz.

El lanzamiento de un nuevo material por parte de una manufactura relojera es un evento muy especial, ¿y qué mejor manera de presentarlo que con la versión más impresionante del Royal Oak? Audemars Piguet debuta su nueva aleación de oro con el Flying Tourbillon Open Work, una versión esqueletizada extrema del famoso reloj. Esta pieza viene en una caja clásica de 41 mm (la favorita de los puristas) con un brazalete a juego elaborado en oro arena. En su interior, en lugar del característico dial Tapisserie, se encuentra una estructura expuesta de oro arena que sostiene el mecanismo (el calibre 2972 de la manufactura). Como es habitual, el Tourbillon volante se encuentra en la posición de las seis en punto, junto con los marcadores clásicos del Royal Oak en el bisel interior. Las agujas y el logotipo de la firma se mantienen fieles al icónico ADN de esta pieza.

Para descubrir más sobre el nuevo Audemars Piguet Royal Oak Flying Tourbillon Open Work en oro arena, puedes visitar el sitio web oficial de la manufactura.

Este sitio utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Al navegar por este sitio web, acepta nuestro uso de cookies.